Categorías
Aplicaciones control

¿Cómo Hackear Contraseñas Wi-Fi en el Computador, Android e iPhone? Los mejores métodos

Las redes inalámbricas han traído una comodidad soberbia a la hora de establecer conexiones a internet. Adiós a los cables y hola a las conexiones vía Wi-fi tanto en móviles como en ordenadores. Hola a las facilidades y también a las nuevas medidas de seguridad, como también a los métodos para sortearlas.

Estás aquí porque quieres saber cómo hackear una contraseña de Wi-Fi, sea en el computador, en un móvil iPhone o en un móvil Android, y vas a aprender a hacerlo. Te traemos desde los requisitos previos fundamentales hasta los mejores métodos no solo de hackeo, sino también de protección de redes si quieres evitar ataques.

hackear wifi

¿Qué hace falta para hackear una red Wi-Fi?

Además de cumplir con las condiciones legales, de las que precisamente hablamos en el siguiente apartado, es fundamental cumplir varios requisitos previos si quieres tener éxito al hackear una red Wi-Fi. El proceso como tal es sencillo, aunque sí es cierto que puede resultar bastante largo por la fase final. Pero es algo que puede hacer cualquiera si prepara bien las cosas antes de empezar.

Y es que los requisitos técnicos son cruciales, como sucede cuando se quiere espiar un chats de Facebook o hacer otras labores de monitoreo, y aquí lo son más por lo difícil que puede resultar para un equipo informático descifrar una clave wifi.

Lo primero que debes saber es que hace falta un ordenador, ya que es el mejor dispositivo para esta tarea, aunque también puedes recurrir a un móvil iPhone o Android (preferible este último si puedes elegir). Huelga decir que un PC siempre es más potente que un teléfono y, además, está preparado para grandes cargas de trabajo prolongadas, como también para trabajar de forma paralela. Si lo usas, su vida útil no se reducirá, aunque no podemos decir lo mismo de los smartphones si optas por ellos.

Además, en el caso de que optes por la vía móvil, debes saber que es fundamental rootear Android o instalar Jailbreak en iPhone. Es un requisito insalvable, ya que se necesita para que las apps de descifrado de claves puedan funcionar a pleno rendimiento. Si no puedes hacerlo, céntrate en el PC o busca la forma de conseguirlo.

¿Es algo legal?

La legalidad del hackeo de redes Wifi es absoluta, siempre y cuando la persona que hackea cumpla las condiciones que ha establecido la ley. Esta situación te puede resultar familiar si eres alguien que, por ejemplo, ha utilizado aplicaciones de rastreo de móviles. Y es que, en relación con el acceso a dispositivos de terceros, con todo aquello que pueda suponer adentrarse en su privacidad digital, los textos legales han establecido unas pautas generales que se aplican en muchos casos.

De hecho, las condiciones que dicta la ley en todo esto son dos: la primera, que la persona dueña de la red esté bajo la tutela legal de la persona que quiere hackear la red; la segunda, que la persona en cuestión dé su consentimiento para el hackeo. ¿Lo mejor de todo? Que solo es necesario cumplir una de estas dos condiciones para poder aplicar nuestros métodos legales.

Las leyes contemplan la posibilidad de que el “hacker” solo tenga que cumplir una de esas dos propuestas para actuar. Algo que, por cierto, da carta blanca a los padres para actuar en este campo. Por eso, por ejemplo, siempre es posible utilizar herramientas de hackeo de redes y procedimientos de toda clase cuando se quiere proceder con fines educativos para, por ejemplo, poner a prueba el sistema de seguridad una red en el ámbito académico.

Hay muchos escenarios en los que la legalidad va implícita. Sin embargo, debes asegurarte de que puedes cumplir cualquiera de esas dos condiciones legales. No cumplirlas puede derivar en sanciones económicas y, en el peor de los casos y si se accede a información delicada, en penas de cárcel. No es algo a ignorar.

Cómo hackear la contraseña de una red Wi-Fi

Explicado ya todo lo importante antes de empezar, ahora vamos a zambullirnos en el proceso como tal. Existen tres caminos para hackear una red Wi-Fi: el PC, el móvil Android y el móvil iPhone. Nuestra postura sobre el mejor ya ha quedado más que clara, tanto por resultados como por protección del equipo. No obstante, vamos a explicarte los tres mejores métodos que hay, cada uno para cada tipo de dispositivo.

Puedes elegir el que quieras directamente, aunque vamos a empezar por el que otorga mejores resultados en el menor tiempo posible y, a partir de ahí, iremos descendiendo en posibilidades y prestaciones. Toma buena nota de todo lo que vamos a contarte ahora y sigue nuestras indicaciones a pies juntillas.

En PC – El mejor método

De la misma forma que usar YouPy es la mejor manera de espiar un móvil Android, utilizar el PC es la mejor forma de conseguir buenos resultados al hackear la contraseña de una red Wi-Fi. También hay que decir que es el método más complicado de todos, ya no solo por su realización, sino por la preparación previa.

Y es que aquí no solo tienes que asegurarte de cumplir las condiciones legales vistas más arriba, también es fundamental que, antes de ponerte manos a la obra, dispongas de una distribución de Linux especializada en el hackeo de redes. Por lo general, puedes optar por la versión Airoway, que cuenta con un buen software para este tipo de labores, aunque nuestra recomendación para esta ocasión es Kali.

Escojas la que escojas, tendrás que descargar dicha distribución y copiarla a una unidad USB, dado que será la que leerá el ordenador para arrancar el sistema operativo y poder operar como queremos. No es algo complicado, de hecho se pueden encontrar con facilidad, aunque tienes que asegurarte de tener una memoria USB con capacidad suficiente y, también, de saber cómo acceder a la BIOS de tu ordenador (normalmente con la tecla F2, F12 o Supr al arrancar, aunque puedes verlo en el manual de tu placa base), para modificar los parámetros de arranque.

No te preocupes si todo esto te abruma. A continuación vamos a desgranar el hackeo de clave Wi-Fi desde PC paso por paso. Todo bien detallado y explicado para que sepas qué debes hacer en cada momento:

  1. Primero, enciende tu PC y entra en la BIOS como hemos explicado.
  2. Dentro de ella, busca la sección de opciones de arranque o “Boot Settings”. Cuando la encuentres, modifica para que el USB sea el primer dispositivo a leer al iniciar el equipo.
  3. Sal de la BIOS guardando ajustes. El PC se reiniciará o se apagará directamente.
  4. Inserta el USB con Airoway o Kali en su interior en el equipo antes de que se arranque de nuevo el equipo.
  5. Espera unos segundos y verás que la pantalla cambia y no se inicia Windows. Lo que se está cargando ahora es Linux.
  6. Una vez arranque tu distribución de Linux, tienes que abrir la consola de comandos a través del menú inicial.
  7. En la consola, comienza el primer gran paso para hackear la clave. Introduce el comando “airmon -ng”. Con él, se comprobará la tarjeta wifi para ver si es adecuada. Anota lo que aparece en el campo “Interface”, sobre todo el número de wlan.
  8. Después de hacer eso, escribe en la misma ventana el comando “airmon -ng check kill” para eliminar cualquier proceso residual.
  9. Activa ahora el modo monitor para empezar a captar datos. Para ello, en la misma ventana, escribe el comando “airmon -ng start wlanX”. En lugar de la letra X tienes que escribir el número que te indicamos en el paso 7. En nuestro caso, vamos a suponer que es el 0 y que el comando quedaría así “airmon -ng start wlan0”. A partir de ahora, donde veas este 0 tienes que usar el número que te corresponda.
  10. Sigue en esta misma ventana para introducir este otro comando “airodump -ng wlan0mon”. Ahora, la tarjeta comenzará a captar señales cercanas.
  11. Al hacer esto, verás toda una pantalla llena de resultados con redes. Busca la que quieres piratear localizando su nombre en la columna “ESSID”. ¿Has dado con ella? Pues ahora anota sus correspondientes “BSSID” y “CH”.
  12. Siguiendo en la misma ventana de comandos, introduce el siguiente: “airodump -ng -CH -bssid BSSID -write FICHERO”. Sustituye los campos “CH” y “BSSID” por los que anotaste en el paso anterior. En cuanto a “FICHERO”, debe ser el nombre que desees, ya que ese será el archivo donde se almacenen los paquetes de rastreo.
  13. Ahora, abre otra ventana de comandos adicional.
  14. En esta nueva ventana, introduce el siguiente comando “aireplay -ng -0 10 -a BSSID -e ESSID wlan0mon”. En “BSSID” y en “ESSID” tienes que introducir los datos correspondientes, vistos en pasos anteriores.
  15. Espera y deja que el equipo haga su trabajo. Mientras, vuelve a la otra ventana.
  16. En la ventana de comandos inicial, escribe ahora “aircrack -ng NOMBREFICHERO -w DICCIONARIO”. Ya sabes que en “NOMBREFICHERO” tienes que poner el del que introdujiste anteriormente, mientras que en “DICCIONARIO” debes escribir el del que corresponda, normalmente ubicado en la carpeta de la herramienta de pirateo de claves. Lo localizarás porque tiene la extensión “.txt”.
  17. Después de hacerlo, deja que el ordenador siga trabajando, dado que ahora está enviando y recibiendo datos para captar la contraseña de la red. Puede tardar varias horas.
  18. Cuando termine, verás que la pantalla cambia y aparece un texto en el que pone “KEY FOUND!”. Mira a su lado y verás la clave de la red Wi-fi. Ya la tienes.

Esta técnica que hemos explicado es la mejor porque, además de ser la más segura, es la única capaz de funcionar con prácticamente cualquier red que encuentres. No importa la seguridad que tenga, salvo que disponga de un bloqueo de MAC, porque podrás acceder y obtener la password para conectarte a internet a través de ella si lo deseas.

En Android – La mejor solución móvil

Si decides optar por el camino de los móviles, entonces la mejor propuesta que vas a encontrar es la de Android. Los terminales con el sistema operativo de Google, además de ser buenos para otras cuestiones, como puede ser el hackeo de WhatsApp o incluso la monitorización de conversaciones de Messenger, también cuentan con las prestaciones adecuadas para conseguir claves de redes Wi-Fi.

Esta opción no es tan potente ni eficaz como la del PC. Por eso, si puedes usar un ordenador, te recomendamos siempre que recurras a él para hackear redes inalámbricas. Si decides seguir con Android, lo primero que debes saber es que debes comprobar que tiene el chipset CM4329 o el BCM4330 de Broadcom para redes Wi-Fi. Si no es así, no podrás seguir nuestro método, dado que recurre al uso de la app BCmon, app que además requiere rootear el teléfono para poder funcionar.

Esta herramienta es gratuita y, aunque tiene ese requisito tan particular, es la mejor del momento para estas cuestiones. Es cierto que existen otras propuestas alternativas como Androdumper y alguna que otra app también famosa (cuidado con las que descargas, hay mucho virus en internet); pero ninguna llega a la potencia y posibilidades de esta en concreto.

Si puedes cumplir con las condiciones y puedes utilizar BCmon, vamos a explicarte a continuación cómo puedes usarla para hackear una red inalámbrica:

  1. Primero, ve a los ajustes del teléfono y habilita la instalación de apps de origen desconocido.
  2. Abre ahora el navegador web que uses en tu smartphone y busca la app BCmon. Es fácil de encontrar. Cuando la localices y descargues, verás que un archivo .apk se guarda en tu terminal. Es el instalador.
  3. Abre el archivo de instalación y deja que el proceso automático progrese. Si se te piden permisos, concédelos para poder proceder.
  4. Al terminar con esto, vuelve al navegador y busca otra app compañera: Reaver. La necesitas para bajar los niveles de seguridad de tu objetivo.
  5. Cuando hayas instalado también Reaver, abre la aplicación BCmon para activar el modo monitor de tu chip wifi.
  6. Sin cerrar esta app, abre ahora Reaver.
  7. En esta aplicación, tendrás que afirmar en primer lugar que vas a darle un uso completamente legal. Huelga decir que la respuesta debe ser sí; si no, ni siquiera deberías estar aquí.
  8. Elige ahora la red Wi-Fi que vas a atacar para obtener la clave.
  9. En la configuración, dirígete a los ajustes para activar “Configuración automática avanzada”. Así, los parámetros se establecerán solos para garantizar el mejor funcionamiento.
  10. Ahora, tan solo pulsa el botón para que comience el ataque a la red.
  11. Deja que el teléfono trabaje el tiempo que necesite. Es posible que se lleve varias horas para dar con la contraseña.

El proceso en Android no tiene muchas complicaciones, como ya has podido ver, aunque sí es cierto que puede someter al dispositivo a un esfuerzo poco recomendable, sobre todo porque puede tenerlo trabajando a pleno rendimiento durante horas. Insistimos de nuevo en que, si cabe la posibilidad, siempre es mejor acudir al PC para esta tarea.

En iPhone

El último método que vamos a ver se sigue quedando en el terreno móvil, aunque esta vez para abordar el otro sistema operativo más popular. Aquí te vamos a explicar cómo hackear una contraseña de Wi-Fi utilizando un iPhone. No es la mejor vía, de hecho, usar el móvil no es la mejor manera; aunque, igualmente, puedes conseguir lo que quieres por este camino.

La técnica que te vamos a explicar es sencilla, aunque ciertamente, es más compleja que otras técnicas de espionaje y hackeo, de hecho es bastante más difícil y laboriosa que algo tan sencillo como espiar un celular Iphone. Para empezar, porque es fundamental que el dispositivo tenga instalado Jailbreak. Para terminar, porque hay más pasos de por medio y no siempre hay garantía de conseguir la contraseña.

Vas a tener que descargar una aplicación llamada Wifi2Me que, además, no se encuentra disponible en la App Store. Se trata de un software gratuito que funciona muy bien, aunque dista mucho de los resultados que puede ofrecer el PC con Linux. Fiable, sólida y fácil de manejar, tiene como inconveniente que le falta compatibilidad con los routers más modernos y, por lo tanto, no puede usarse siempre.

De todas formas, viendo el panorama del hackeo de Wifi en iPhone, Wifi2Me es la mejor opción disponible, sobre todo en el campo de las apps gratuitas. Vamos a explicarte cómo piratear la red inalámbrica con tu iPhone a continuación:

  1. Desde el mismo iPhone que vas a usar para el hackeo, accede al navegador o a la tienda especial que tengas (recuerda que antes debes haber instalado Jailbreak) y descarga la app de Wifi2Me.
  2. Cuando se instale, abre la app con total normalidad.
  3. Dentro de la aplicación, ve al menú de opciones y dirígete al apartado “Network” que hay en él.
  4. En este, escoge la red inalámbrica que quieres atacar. Comprueba que tiene un indicador al lado señalando que es compatible. Si no es así, no podrás avanzar.
  5. Una vez marcada la red, deja que el programa comience a hacer su trabajo. Empezará a enviar y recibir información a la red wifi para obtener los datos con los que descifrar la contraseña.
  6. Verás que aparece un medidor en pantalla que se llena poco a poco. Cuando acabe, algo que puede tardar horas, aparecerá la contraseña y podrás conectarte.

Ciertamente, este es el método móvil más sencillo que hay. El único problema que tiene es que somete al dispositivo a un esfuerzo para el que no está preparado, lo que puede provocar un deterioro que acorte considerablemente su vida útil, sobre todo si necesitas muchas horas. Por eso, debemos dejar claro que el mejor camino siempre es el PC.

Cómo proteger tu red Wi-fi para que no te roben la contraseña

No existe una fórmula perfecta para piratear redes Wi-Fi y conseguir claves de acceso, pero sí es cierto que las facilidades son cada vez más grandes en este sentido. De hecho, si has leído toda nuestra guía, verás que es algo que se puede hacer en prácticamente cualquier teléfono móvil moderno, y ya ni hablemos de la opción de recurrir al PC.

Por eso, debemos aconsejarte que endurezcas la seguridad de tu red inalámbrica en casa o en la oficina para evitar que te roben la contraseña. No te preocupes, puesto que lo que debes hacer no es un método demasiado complejo, ni que requiera grandes conocimientos de informática.

Vamos a darte dos consejos esenciales en ese sentido. Cualquiera puede aplicarlos, aunque vas a necesitar usar tu ordenador y conectarte al router para poder llevarlos a cabo. Sencillos, sí, pero no exentos de requisitos. Como es lógico.

Cambio de contraseña

De primero de seguridad en redes. No dejes nunca la contraseña estándar que trae el router para su red inalámbrica. Las herramientas avanzadas de hackeo almacenan diccionarios capaces de descifrar estas claves con más facilidad que cualquier otra, dado que están construidas en base a ciertos patrones que se pueden predecir.

En este caso, lo que te recomendamos es que la cambies manualmente por una que puedas recordar y que sea fácil de memorizar, aunque no por ello debe ser una contraseña sencilla. Combina letras, números, mayúsculas, minúsculas, símbolos e introduce hasta espacios para hacer que sea mucho más fácil de descifrar.

Para hacerlo, tendrás que conectarte al router a través del navegador web. El método para hacerlo es tan simple como introducir su dirección IP (que suele ser 192.168.X.Y, con X e Y pudiendo ser 0 ó 1 indistintamente), introducir la clave de acceso que debes tener entre los papeles de tu contrato de internet y acceder al apartado de configuración Wifi. Ahí, establece la nueva clave para mejorar la seguridad de tu red y poner las cosas mucho más difíciles a cualquier atacante.

Lista blanca de MAC

Otra iniciativa que requiere conectarse al router para modificar sus parámetros, cosa que te acabamos de explicar con el punto anterior. La lista blanca de MAC es una opción que puedes activar para que solo se conecten a tu red aquellos dispositivos que tú quieras, para lo que debes haber introducido previamente su MAC, que es algo así como el DNI digital de un dispositivo en redes.

El único problema que presenta esta opción es que tendrás que hacer un listado con todas las MAC que se conecten habitualmente, lo que implica que, si viene alguien a casa y quiere conectarse, tendrás que entrar al router y modificar este parámetro para incluirlo. Puede ser algo bastante molesto por lo engorroso del procedimiento; sin embargo, es lo más seguro que hay.

Prácticamente, es como colocar una puerta que solo se abre para quienes tengan permiso. Así es imposible que alguien entre sin tu consentimiento, salvo que tenga unos conocimientos realmente elevados sobre hackeo de redes. Te aseguramos que, si activas esto, nadie de tu entorno o vecindario podrá colarse en tu red por más que lo intente.

Como decíamos, los métodos para reforzar la seguridad de tu red inalámbrica son muy sencillos, y lo has podido comprobar. Tienes que usar un PC y conectarte al router, pero no es algo especialmente complicado, y menos si tenemos en cuenta toda la seguridad que aporta.